El rol del editor: la mirada integradora en la web 2.0

Hace un par de siglos, la división del trabajo surgió como la panacea para aumentar la productividad y mejorar la calidad de los productos finales. A una década del inicio del siglo XXI, se rescata la necesidad de una mirada integradora en el grupo laboral, en ámbitos tan disímiles como el deportivo y el de la salud, por ejemplo, con una revalorización del rol del médico clínico.

En el campo de las publicaciones, el rol integrador que surge (o debería surgir) con fuerza es el del editor. Como un director de orquesta cuya partitura está plagada de palabras e imágenes, es el profesional cuya visión global permite enlazar hacia delante y hacia atrás las tareas de profesionales diversos como redactores, diseñadores, ilustradores, correctores, impresores y, como en toda actividad comercial, abogados y contadores, entre otros.

En mercados editoriales más desarrollados, existe una subdivisión entre publisher y editor, que no tiene correlato en el castellano. El primero será, a grandes rasgos, el responsable organizativo con profundo basamento económico y estratégico que velará por la delineación de objetivos y planificaciones que permitan alcanzarlos. El segundo tendrá la labor de inmiscuirse en cada uno de los aspectos de la materialidad de la obra, desde su génesis hasta su concreción.

Este modelo que con las variantes lógicas impera en el ámbito editorial, no puede sino imponerse en la web, sobre todo con las particularidades que caracterizan a la que se ha dado en denominar web 2.0. Con una pareja de editor y publisher o con ambos perfiles reunidos en un rol de editor integrado, si la estructura lo requiere, se obtendrán mejores resultados.

El editor es de por sí el profesional que no sólo sabrá articular mejor la labor de otros expertos en el plano del desarrollo web, sino que, lejos de ser un competidor, está capacitado para ser el garante de que cada uno de los miembros de un equipo aporte el máximo de su potencial en el desarrollo de un sitio web. Y cuando precisamente ese desarrollo deba, en atención a las tendencias de este tiempo, articularse en herramientas 2.0 como redes sociales, blogs, o canales multimedia, el trabajo del equipo se verá enriquecido y realzado por ese profesional formado para tomar las mejores decisiones.

Imaginemos una colección de libros, por ejemplo, de literatura latinoamericana. La transversalidad en las obras, la homogeneidad estética de la colección, la delimitación de una lógica comunicacional común son algunas de las responsabilidades de un editor a la hora de tratar el colectivo de publicaciones como un todo. Del mismo modo, el tratamiento del conjunto de herramientas comunicacionales en internet debe contar con una mirada integradora que facilite la eficacia comunicacional del proyecto. Así, la integración del sitio y su réplica o complementación en las redes sociales, por ejemplo, debe contar con la atenta mirada de un editor profesional.

¿Qué pasa cuando no se cuenta con esta mirada integradora? En un próximo post discurriremos sobre estudios de caso de sitios web en los que surgieron problemas que un editor podría haber evitado (si lo hubieran tenido).

Tags: , , ,

Una respuesta a “El rol del editor: la mirada integradora en la web 2.0”

  1. [...] This post was mentioned on Twitter by Edición Integral and Edición Integral, Edición Integral. Edición Integral said: http://www.edicionintegral.com.ar/blog/?p=20 http://bit.ly/9n528n [...]